¡Clave del WiFi!


Cuando mis sobrinos me visitan en casa, la primera cosa que hacen antes de saludar, es preguntarme: ¿Tío cuál es la clave del Wifi? Quedan ansiosos a la espera de que yo la encuentre, después la toman con una sonrisa quedando hipnotizados por sus celulares hasta el momento de irse,…mientras tanto yo permanezco ahí como un cuadro colgado en la pared.


Los más antiguos dirían que los jóvenes están equivocados en no demostrar interés en conectarse con mi mundo, pero los más jóvenes dirían que el equivocado soy yo en demostrar desinterés en conectarme con su mundo. La realidad es que mantener una conexión intergeneracional es un desafío para todas las generaciones.


Los adultos aprendieron a tratar con uno a la vez y así les parece correcto, los más jóvenes aprendieron a tratar con varios al mismo tiempo y eso es lo correcto para ellos. Por encima de eso, el secreto como en cualquier comunicación es ponerse en el lugar del otro. Por lo tanto, no se trata de decir lo que uno quiere decir, pero sí asegurar que el otro entienda lo que se está diciendo, sin olvidar que los adultos un día fueron jóvenes y los jóvenes un día serán adultos.


La verdad es que como una familia saludable, en donde hay espacio y lugar para todos (abuelos, padres, hijos y nietos), necesitamos aprender a caminar por esa inevitable secuencia generacional. Sabiendo que nuestra jornada será tan feliz y placentera, cuando nuestra capacidad en quedarnos enfocados no sólo sea en las cosas de nuestra generación sino también en las de las otras generaciones.


Si vamos a seguir a Cristo no podemos permanecer como un cuadro colgado en la pared, debemos activamente buscar interactuar de manera intergeneracional con nuestro alrededor mismo, que signifique salir de nuestra zona de conforto para intentar cosas nuevas y diferentes. ¡Sepamos la clave del WiFi e invitemos por WhatsApp a nuestros sobrinos!


  • ¿Cuál es la necesidad de los jóvenes y cuál es la de los ancianos?

  • ¿Cómo mejorar la relación con los jóvenes y con los ancianos?


(Cuidado con el rebaño, 1 Pedro 5:5-9 – Deberes hacia los demás, 1 Timoteo 5:1-4).


Originalmente publicado el 06/11/2017.

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio