¡Dime con quién andas!

El dicho popular: ¡Dime con quién andas y te diré quién eres! Nos lleva erróneamente a pensar que si andamos en malas compañías somos malas personas, pero si andamos en buena compañía somos buenas personas. Ese entendimiento ha quedado en el subconsciente de la iglesia y nos induce a acercarnos a las buenas personas para ser mejores y alejarnos de las malas para no ser contaminados. ¡Entre tanto no hay comportamiento más contradictorio a las enseñanzas de Jesucristo que ese!


Jesús en muchas ocasiones fue visto en compañía de gente con mala reputación, entre otros, anduvo con mujeres de mala fama, frecuentó casas de corruptos e interactuó con locos alucinados. Por eso, los religiosos de su época lo censuraban y los religiosos de hoy también censuran a aquellos que así proceden. Aún más según la compañía de quien se trate, el tema es ¿quién influencia a quién? ¡Jesús influenciaba mejor a todos aquellos con quién andaba!


Si en nuestra red de amistades y conocidos sólo tenemos santos ¿cuándo y cómo testificaremos de Jesús a los pecadores? Como salvacionistas no podemos ser prejuiciosos, debemos seguir a Jesús sin evitar a las personas que encontremos por el camino, y así podemos andar con todas ellas e influenciarlas positivamente. ¡Jesús nos lleva a salir del salero y salar al mundo! Sí quedamos en el salero no salaremos a nadie.


Ciertamente tenemos familiares y conocidos ignorantes o desobedientes a la Palabra de Dios, por eso tenemos el privilegio y responsabilidad de acercarnos a ellos, andar juntos, y permitir que el Espíritu Santo a su tiempo les convenza del pecado, justicia y juicio. No es nuestra tarea forzar a las personas a aceptar a Jesús pero sí compartirlo con ellos.


¡Dime con quién andas y te diré si eres! Si andas con todos, sin discriminar buenos y malos, sí buscas influenciarlos positivamente, entonces eres como Jesús.


Originalmente publicado el 11/09/2017.


#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio