¡Distinto de Frank Sinatra!

En 1969, el famoso cantor norteamericano Frank Sinatra popularizó la canción “My Way”, que en español significa “A Mi Manera”. En el refrán Sinatra entona que: “la vida está llegando al final, pero la viví a mi manera”.


Quizás no conocemos quien era Frank Sinatra, pero querer hacer las cosas a nuestra manera es algo que ciertamente tenemos en común con su famosa canción, como si fuéramos los dueños del universo.


Sin embargo, sólo conseguimos tener una correcta perspectiva de la vida cuando aceptamos que nosotros no somos el centro del universo, pero que en verdad todo se vuelve alrededor del Creador que lo hizo y pasamos a buscar de Él las instrucciones de cómo vivir. Sí el eje de la bicicleta está descentralizado el viaje queda turbulento, pero cuando está debidamente centralizado el viaje es suave y tranquilo.


Cuando entendemos que no somos el centro del universo, pero que el Creador de tal manera nos ama, que envió a su hijo a morir en nuestro lugar, pasamos a tener una correcta perspectiva de nosotros mismos sin súper o sub valorarnos. Pasamos a entender que no somos superiores ni inferiores que los demás.


Reconociendo que el Creador hizo el universo, aceptamos que Él hizo también todas las personas a su imagen y semejanza. Efectivamente respetamos al Creador cuando respetamos a su creación. Las otras personas pasan a ser importantes como si fuesen nuestra propia familia, así como consideramos a los nuestros pasamos a considerarlos a ellos.


En verdad hacer las cosas a nuestra manera nos roba la posibilidad de experimentar la plenitud de vida, que es apenas posible cuando hacemos las cosas de otra manera, poniendo a Dios y a los otros antes que a nosotros mismos.


¡La vida es corta! ¡Vivámosla en su plenitud entonando una canción diferente de Frank Sinatra, cantemos de manera Cristo-céntrica!


  • ¿Qué cosas has hecho a tu manera pero que podrían haber sido hechas de otra manera?

  • ¿Cómo podrías hacer las cosas de manera Cristo-céntrica?


(El gran mandamiento, Mateo 22:34-40 – Mismo sentir de Cristo, Filipenses 2:3-5).


Originalmente publicado el 13/11/2017.


#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio