¿Frankenstein o Cuerpo de Cristo?

Cuando era niño quedaba impresionado al ver en televisión las películas que retrataban al monstruo de Frankenstein. La famosa novela de Mary Shelley, acerca de un monstruo que fue creado por el joven científico Víctor Frankenstein. Durante el experimento, Víctor unió varias partes de diferentes cadáveres y le dio vida a su monstruo. Como las partes del cuerpo de Frankenstein no encajaban bien, él tenía una apariencia horrible y se movía de manera muy torpe, amedrentando a la gente por donde pasaba.


Interesante es que en el Nuevo Testamento se habla de la Iglesia como el Cuerpo de Cristo y que ese cuerpo es formado por varias personas diferentes. Al contrario de Frankenstein, el Cuerpo de Cristo es bien ajustado y se mueve de manera sincronizada y armoniosa, o así debería ser.


Cada uno de nosotros aporta y recibe algo del Cuerpo de Cristo. Aportamos al Cuerpo con nuestros dones y habilidades que el Señor nos regaló y recibimos del Cuerpo a través de los dones y habilidades regalados por el Señor a nuestros hermanos. O sea, complementamos a nuestros hermanos con nuestros dones y habilidades; y somos complementados por ellos a través de sus dones y habilidades.


Creo ser oportuno preguntarnos, ¿qué cuerpo vemos cuando miramos a nuestro querido Ejército de Salvación, el de Frankenstein o el de Cristo?


Cuando solo queremos aportar sin recibir o recibir sin aportar, creamos un desequilibrio que nos hace parecer a Frankenstein. Pero, cuando aportamos a nuestros hermanos y recibimos de ellos, creamos el equilibrio necesario para que aquellos que nos ven no queden amedrentados, pero sí atraídos por Jesús, y que puede ser visto y reconocido en nosotros como Iglesia. ¡A final, las partes del Cuerpo de Cristo no provienen de cadáveres, pero sí de gente que tiene vida y vida en abundancia!


  • ¿A qué se parece su iglesia, a Frankenstein o a Cristo?

  • ¿Qué aporta usted a los hermanos y qué recibe de ellos?


(La diversidad del Cuerpo, 1 Corintios 12:12-20 – La unidad del Cuerpo, Efesios 4:11-17).


Originalmente publicado el 09/10/2017.

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...