Malabaristas

Siempre me fascinaron aquellos malabaristas que mantienen platos girando arriba de varas. Comienzan girando un plato por vez y después aumentan la cantidad de varas y platos hasta llegar a un par de docenas de platos girando al mismo tiempo. Logran eso durante algún tiempo, pero después se cansan y los platos y varas comienzan a caer y a romperse.


Algunas veces me siento como esos malabaristas. Comienzo mis emprendimientos con mucha intensidad, pero con el pasar del tiempo me fatigo y los emprendimientos van quedando por el camino, al final parece que es muy poco lo logrado. ¿Has tenido esa sensación?


Existe una diferencia muy grande entre los malabaristas y los cristianos. Mientras ellos se esfuerzan individualmente, los cristianos lo hacen colectivamente. La biblia enseña que somos parte de un cuerpo, el cuerpo de Cristo, donde hay varios miembros ejecutando funciones complementarias muy diferentes y todos bajo un maestro que nos dirige con perfección.


Esa comprensión nos ayuda a entender que no estamos solos, ni necesitamos enfrentar las situaciones solitariamente, hay cristianos maduros a nuestro alrededor que pueden apoyarnos y ayudar con aquello que necesitamos. El hecho es que por veces somos nosotros quienes nos cerramos a esta realidad y buscamos el aislamiento individualista.


En el Cuerpo de Cristo podemos encontrar hombros para recibir consuelo, brazos para dividir las cargas, y cabezas para juntamente reflexionar. Como una consultoría de primera para brindar vida abundante en nosotros, si por lo menos nos abrimos para recibirla.


No necesitamos continuar como malabaristas solitarios, podemos seguir como peregrinos solidarios bajo el comando del maestro, él conoce el mejor camino como nadie. Él ya pasó por todas las situaciones que nosotros enfrentamos y conoce el mejor camino. Ese maestro nos llama a recibir el aporte de otros y a brindar a otros con nuestro aporte. ¡Intentémoslo para que los platos no se rompan!


  • ¿Cuándo y cómo actuaste como malabarista?

  • ¿Cuándo y cómo recibiste consultoría del Cuerpo de Cristo?


(El apoyo mutuo, Gálatas 6:2 – El maestro conocedor del camino, Hebreos 4:15-16).

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...