La sombra del fracaso


Al mundial de fútbol llegan treinta y dos selecciones que calificaron para participar después de un largo proceso eliminatorio en sus propios continentes. Ahora les tocará competir para saber quién de ellas será la mejor selección nacional del planeta, la campeona de las campeonas.


Históricamente la selección brasileña con cinco títulos mundiales, es aquella que ha logrado los mejores resultados en este campeonato desde su primera realización en Uruguay en 1930. Tal currículo podría ponerla como la más favorita, pero el tropiezo frente a los alemanes en la última edición, cuando perdieron 7x1 en su propio país, la dejó vacilante.


La verdad es que no importa cuán fuerte somos, los fracasos anteriores frecuentemente nos hacen temerosos para enfrentar situaciones similares en el futuro. Quizás manejar el auto después de un grave accidente, buscar empleo después de haber sido despedido, o rehacer un test después de haber reprobado.


Lo mismo sucede con nuestra espiritualidad, nuestros pecados, el pasado amedrenta nuestra caminata en búsqueda de la santidad. Por haber caído en tentación y pecado anteriormente, tememos el riesgo de volver a caer y nos sentimos incapaces de caminar de manera segura y lo hacemos tímidamente.


La Biblia nos enseña que en nuestra caminata espiritual no andamos solos. Lo hacemos de la mano con nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y que a través de su Espíritu, Él camina lado a lado con nosotros dándonos dirección y fuerza para continuar. Enseña también que nuestros pecados ya fueron pagados y borrados. La presencia de Jesús con nosotros hace disipar toda y cualquier sombra pasada.


El campeonato de la vida ya empezó, nuestro desempeño individual y colectivo es importante. Podemos aprender de las derrotas pasadas, evitar los errores cometidos y perfeccionar nuestras estrategias a seguir. Con Cristo los fracasos pasados no quedan como obstáculos que nos impiden el camino pero sí como trampolines que nos impulsan a seguir.


  • ¿Cuáles fracasos del pasado amedrentan hoy tus caminos?

  • ¿Cómo puede Jesús ayudarte a enfrentar las sombras del pasado?


(Pecados borrados, Isaías 43:25 – Vida triunfante, 2 Corintios 2:14).


#Español