Infidelidad


Es curioso percibir que en el cine y en la televisión la mayoría de las películas y novelas siempre retratan al Esposo como un hombre aburrido y al amante más interesante; o la Esposa como una mujer monótona y a la amante la encuentra más divertida. Hacen ver que el matrimonio es una rutina triste e imposible y las relaciones extraconyugales una aventura placentera y necesaria.


Las historias en este tipo de enredos son tan engañosas que los espectadores pasan a acreditar y apoyar la opción aventurera como la mejor alternativa de los involucrados en la trama, en vez de creer en la recuperación y mejoría de la relación matrimonial entre ellos. En este contexto la traición es exhibida como normal y la infidelidad como una virtud.


El riesgo es cuando el espectador transporta esta opción para su mundo real con los conceptos equivocados de la ficción, eligiendo para sí mismo alternativas contraindicadas por la enseñanza bíblica. Aquel que así actúa no tarda en descubrir que la dulce ilusión de la infidelidad es como el espejismo en el desierto, jamás se alcanza. La sed desértica no logra ser saciada con la arena.


Contrario a la realidad distorsionada por las películas y novelas, el matrimonio concebido por Dios no fue diseñado para ser tedioso o incómodo, sino para ser novedoso y entretenido. Es una unión de amor exclusivo, resistente y vitalicio entre un hombre y una mujer para que puedan desarrollar al máximo su potencial individual y colectivo.


Entonces esa verdad optimista es cuando el matrimonio esta edificado sobre los fundamentos bíblicos, pero cuando se construye sobre otras bases, la realidad se torna de las más pesimistas. Sepamos discernir entre la fantasía y la realidad, entre lo falso y lo verdadero. Cuando hombres y mujeres deciden seguir la palabra de Dios la felicidad conyugal cambia de utopía para realidad. En este contexto la traición y la infidelidad son innecesarias.


  • ¿Cuáles conceptos pueden influenciar en tu manera de ver el matrimonio?

  • ¿Cómo puede el matrimonio evitar caer en la infidelidad?


(La institución del matrimonio, Génesis 2:23-25 – El compromiso conyugal, 1 Corintios 7:3-5)

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio