Escupo Bendecido

Una de las primeras reglas que se aprende en el seminario bíblico o en la Escuela de Cadetes es que “un texto fuera de contexto solo sirve para pretexto”. O sea, la verdad bíblica debe ser entendida con determinados filtros para ser verdaderamente comprendida, o quizás tiene que ser observada con ciertos lentes para ser claramente percibida.


Puedo explicarle a través de un ejemplo, cuando una misionera le presentó su hijo a un anciano africano, ella quedó muy indignada porque el anciano escupió sobre la cabeza del niño. Al comprender que en la cultura del viejito, ese acto significaba bendecir a alguien, entonces su enojo se transformó en alegría. Si ella se hubiese quedado solo con la primera percepción, la situación habría quedado mal interpretada.


Los asuntos pueden tener significados diferentes en épocas distintas, así como en lugares distintos. Por lo tanto, el lector de la Biblia debe siempre tener en mente el contexto histórico y geográfico del asunto leído. Contestando honestamente la pregunta ¿qué significaba el contenido leído, en la época que sucedió y en el lugar del mundo donde ocurrió? puede evitar una serie de malas interpretaciones. Además del contexto histórico y geográfico, otro filtro o lente que se puede usar es el paralelo bíblico, es decir, responder sinceramente la pregunta ¿qué dice la Biblia sobre el mismo asunto en otros pasajes bíblicos? también ayuda a evitar interpretaciones erróneas.


Existen otras reglas de interpretación bíblica, pero sí por lo menos buscáramos usar el contexto histórico-geográfico y el paralelo bíblico, podríamos entender correctamente muchas de las verdades bíblicas y traspasarlas con integridad, evitando las herejías que proliferan cuando hay desconocimiento.


¡El conocimiento verdadero no excluye a Dios, sino de Él proviene! Por lo tanto, como hijos conscientes debemos entender y compartir su Palabra con la debida profundidad, pues el conocimiento edifica pero la ignorancia destruye. Como la misionera, comprender bien el contexto nos hace entender la magnitud de la bendición.


  • ¿Cuáles son los textos bíblicos que tienes dificultad para entender?

  • ¿Cómo puedes profundizar tu comprensión de los asuntos bíblicos?


(Ignorancia de las Escrituras, Mateo 22:29 – Conocimiento de la fe, 1 Pedro 3:15)

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio