Tsunami de Pornografía


En una oportunidad visité Dichato, un pueblo costero ubicado hacia el sur de Chile, allí pude ver la reconstrucción por la cual pasó esa villa después que el tsunami del terremoto de 2010 la destruyó. Fue impactante ver como después de tanto tiempo aún hay marcas tan profundas del rastro de destrucción dejado por aquella ola gigantesca.


Cuentan los sobrevivientes que cuando empezó el terremoto, la población naturalmente huyó para los montes, pero al escuchar en la radio que el riesgo de tsunami pasaría y que era seguro volver a sus casas, lo hicieron. Cuando retornaron, el tsunami les golpeó matando a 156 personas.


En la actualidad existe una ola aún más arrasadora, una ola que está inundando nuestra sociedad de manera categórica pero de modo silencioso, es la ola de la pornografía. Pero, ¿qué es pornografía? Pornografía es el conjunto de imágenes que estimulan los pensamientos sexuales vulgares. En el pasado, tales imágenes nos llegaban de manera limitada, a través de algunas revistas, pero hoy día nos llegan abiertamente a través del Internet.


La pornografía es altamente adictiva, tanto que puede tornase un hábito insaciable y cada vez aprisiona más las personas a su consumo. Igual a cualquier droga, el consumidor tiene dificultad en aceptar su adicción propia y no percibe que ella afecta a los demás, interfiriendo en sus relaciones humanas, principalmente en la relación con su pareja. Lastimosamente según algunas encuestas, el 70% de los varones y el 40% de las mujeres que frecuentan las iglesias son consumidores de ese producto.


No hay nada feo con la sexualidad humana, a final el sexo fue creado por Dios y recomendado por él. Pero la pornografía descontextualiza y distorsiona la intimidad humana, denegriendo el acto de amor a un acto animalesco.


Si los ciudadanos de Dichato hubiesen quedado fuera del alcance del tsunami, su destino habría sido mucho más feliz. De igual modo, nuestro horizonte ciertamente será mucho mejor si logramos quedar distantes de esa ola horrible, la pornografía.


  • ¿Qué piensas que hay de malo con la pornografía?

  • ¿Cómo puedes evitar la pornografía?


(Buscar pensamientos puros, Filipenses 4:8 – Evitar pensamientos impuros, Mateo 5:28)


#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio