Calor Humano

19/11/2018

 

Hace un tiempo atrás quedé muy sorprendido y asustado cuando el doctor me examinó y me dijo que en cualquier momento yo podría infartar. Me comunicó que yo tenía que ser inmediatamente sometido a una cirugía para la implantación de un stent en mi corazón. Actuando apresuradamente me llevaron para el quirófano y empezaron con los procedimientos aumentando aún más mi nerviosismo.

 

Mi intranquilidad empeoró cuando después de la operación percibí que los enfermeros que me llevaban al cuarto parecían demasiado preocupados con mis signos vitales. En ese momento, en medio de mi agitación, una enfermera simplemente puso su mano en mi antebrazo y con ese toque me tranquilizó profunda y completamente. No sé quién era, ni vi su rostro, pero sentí su mano y su calor humano, confortando y quitando toda mi intranquilidad.

 

Quizás no todos hemos tenido una experiencia así, pero ciertamente todos ya hemos atravesado situaciones que nos preocupan, que nos quitan la paz y agitan. En estos momentos necesitamos de un toque sin malicia y con mucha ternura, un toque mismo que sin palabras nos hable fuerte trayendo la serenidad necesaria.

 

De igual manera, hay momentos cuando son los otros que necesitan de este mismo toque y somos nosotros quienes podemos brindarlo. Tal vez un abrazo, un apretón de manos o un beso que pueda respetuosamente transmitir nuestra sincera solidaridad y apoyo. Un toque que pueda asegurar a la otra persona que ella no está sola.

 

Tristemente existen otros tipos de toques, toques de malicia y maltrato, que en vez de restaurar destruyen, en vez de sanar agreden, en vez de bendecir maldicen. Por lo tanto, la existencia de esos toques desvirtuados y distorsionados no deben impedirnos manifestar de manera respetuosa y afectuosa el calor humano que todos necesitamos y que en determinados momentos nos son vitales.

 

¡Jesús tocaba la gente y la sanaba, aprendamos con el maestro a hacer lo mismo!

 

  • ¿Cómo percibes la diferencia entre un toque malicioso y un toque afectuoso?

  • ¿En cuáles momentos necesitas de un abrazo sincero?

 

(El toque sanador, Mateo 8:3  –  El toque perdonador, Lucas 15:20)

 

the

Please reload

January 6, 2020

Mi familia se ríe de mí pues cuando camino o me paro, mantengo mi brazo y mano izquierda como si apuntase al suelo, manteniendo mi dedo índice extendido en dirección al piso y los dedos medio, anular y meñique doblados hacia la palma de mi mano. Lite...

November 18, 2019

Cuando queremos decir que todas las alternativas llegan al mismo destino normalmente usamos la expresión “todos los caminos conducen a Roma”.  De hecho, el imperio Romano que dominó el mundo de 27ac hasta 476dc, construyó más de 80 mil kilómetros de...

November 11, 2019

Mis papás iniciaron la obra del Ejército de Salvación en Portugal, entonces viví en Lisboa justamente en la época que sucedió la “revolución de los claveles”. Esa fue la revolución que el 25 de Abril de 1974 provocó la caída de la dictadura salazaris...

Please reload

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio