¿Y si fuera verdad?


La leyenda del Papá Noel o Santa Claus ha sido ampliamente explotada por el comercio, tiene su origen en la cultura cristiana occidental y cuenta acerca de un simpático viejito con pelos y barba largos que vive en el polo norte y que en la época de navidad trae regalos a los niños. Los niños por su vez escriben a él presentando sus listas con las cosas que desean y quedan esperando el día de navidad para que él las traiga.


Es apenas una leyenda pero ¿y si fuera verdad? ¿Y si pudiéramos realmente hacer una lista con las peticiones que deseamos recibir para enseñársela a una persona que pudiera atendernos y regalarnos con lo que más queremos? La Biblia nos enseña que ¡sí existe esa posibilidad! No se refiere que presentemos nuestra lista de deseos a Papá Noel, pero que si la presentemos a Dios Padre y Él nos regalará no lo que queremos sino lo que es mejor para nosotros.


De hecho el mejor regalo que podríamos recibir ya nos fue regalado. Dios Padre nos regaló a su hijo Jesús que nació en un pesebre para ser nuestro Salvador. Cuando aceptamos ese regalo nuestra vida cambia y pasamos a poder presentar nuestras peticiones al Padre en el nombre de Jesús. Por medio de Jesús podemos tener acceso a Dios Padre y no hay que presentar una carta, escribirle un correo electrónico o hacerle una llamada telefónica; basta con orar.


Finalmente, ¿Qué quieres? ¿Cuáles son los deseos de tu corazón? ¡Preséntelos en el nombre de Jesús a Dios Padre en oración! Esa no es una bella leyenda para niños sino la realidad de vida que podemos experimentar. La historia bíblica está llena de ejemplos de personas comunes como tú y yo, que oraban y recibían. Ahora es nuestra oportunidad.


  • ¿Qué necesitas incluir en tu lista de peticiones a Dios?

  • ¿Cuándo pretendes presentar tu lista de peticiones al Padre celestial?


(Peticiones vía Jesús, Juan 14:13-14 – Peticiones sinceras, Mateo 6:5-6)

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...