Dos Presidentes


La crisis política de Venezuela ha generado una situación inusitada, dos señores proclaman ser el presidente legítimo del país. Por un lado Nicolás Maduro, cuya reelección es vista por la mayoría como fraudulenta; y por el otro Juan Guaidó cuya proclamación es vista por algunos como ilegítima. Un sector en Venezuela y una parte del mundo están divididos no sabiendo a quien reconocer y apoyar como el líder genuino de la nación.


Como siempre ocurre, mientras los poderosos y políticos no se entienden, comúnmente quien sufre es el pueblo que se ve rehén de la situación, quedando cada vez más sin dinero y sin comida, teniendo que buscar las formas más alternativas y creativas para su subsistencia.


La dualidad de señorío genera ambigüedad y pérdida en todas las áreas de la vida, incluso la espiritual. Parece obvio que el cristiano debería seguir a Cristo, pero en un mundo con tantas corrientes de ideas siendo muchas de ellas contrarias y aviesas al cristianismo, el creyente se ve confundido y muchas veces amenazado en seguir adelante.


Es importante entender que inevitablemente nuestras decisiones o indecisiones tienen consecuencias. En esta época como en todas, el cristiano tiene que saber por qué y cómo seguir a Cristo. El maestro dijo que sus discípulos deberían ser sal y luz; y por lo tanto, no podrían quedar indiferentes sino tendrían que influenciar e iluminar su alrededor.


Cuando nuestra espiritualidad queda solamente en el teórico y etéreo, no influenciamos ni tampoco iluminamos; pero cuando se concreta en el vivir diario y practico, los principios bíblicos quedan visibles al entorno y la gente siente su impacto y puede ver el camino. El mundo necesita que los cristianos no titubeen en seguir a Cristo y que lo demuestren de manera concreta dando evidencia clara que solo hay un legítimo Señor y su nombre es Jesucristo.


  • ¿Cuáles son las evidencias que Jesús es tu único Señor?

  • ¿Cómo buscas ser sal y luz en tu comunidad?


(Elegir a quién servir, Josué 24:14-15 – Imposibilidad de servir dos señores, Mateo 6:24)

#Español