Coche Usado


Cuando fui ordenado Oficial del Ejército de Salvación, mis dos hermanos más grandes me regalaron un coche usado para mi ministerio. Un pequeño Volkswagen que me sirvió muy bien para todos los traslados que tenía que hacer en la ciudad de Río de Janeiro. Muchas veces parecía más una van llevando los hermanos de la iglesia, otras una pick up cargando todo tipo de equipamiento.


En esos días el dinero era poco y como tardé en cambiar las pastillas de los frenos, tenía que reducir las marchas y frenar con el freno de mano, imagine manejar dos meses en el agresivo tránsito de Río en esas condiciones. Aunque siempre me encantó la velocidad, aprendí la lección básica que para transitar con seguridad es necesario tanto el acelerador como el freno.


En nuestros días, en el tránsito de la vida hay mucha intolerancia y radicalismo. Si demuestras alguna simpatía por los derechos de la mujer, te llaman feminista pero si lo cuestionas te llaman machista. Si muestras respeto por los homosexuales, te llaman activista gay pero si los objetas te llaman de homofóbico. Si ves algo positivo en el sindicato, te llaman de comunista pero si lo rechazas te llaman de fascista.


Cada movimiento social tiene en su historia, sus fortalezas y debilidades y todos ellos tienen puntos positivos y negativos. Hay que conocerlos para realmente tener una opinión informada al respecto. Buscar descalificar algunos por pensar diferente etiquetando de manera extrema no favorece en nada el diálogo y tampoco la convivencia.


Jesús nos dejó un ejemplo impresionante de cómo vivir, él frecuentaba todos los lugares e interactuaba con toda la gente sin prejuicios. Exponerse al otro no cambió su identidad o misión, al revés, ayudó a fortalecerlos. Él influenció a todos porque los amó y lo mismo sucederá con nosotros.


  • ¿En cuáles grupos te han etiquetado?

  • ¿Cómo mejoras tu relación con los demás?


(En todos lugares con todos, Mateo 9:35-36 – Diálogo saludable, Colosenses 4:5-6)


the

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio