Dios Madre


Hacen 16 años que mi mamá falleció, pero si hay algo que recuerdo de ella es la manera como se preocupaba por la salud de nosotros, sus tres hijos varones. Habiendo tenido una infancia humilde y de escasez, ella se encargaba de que sus hijos pudiesen crecer con más calidad de vida de la que ella pudo tener.


En una época cuando aún no estaban de moda los alimentos naturales e integrales, y que todavía no se había escuchado de las granolas; nuestra mamá nos hacía comer copos de avena mezclados con harina de soya, germen de trigo y levadura de cerveza, servido con leche y endulzado con melaza. Nosotros llamábamos esa receta bomba atómica, pues un plato así nos alimentaba el día entero.


Esa obstinación por alimentarnos seguramente provenía de su instinto maternal, que es el factor propulsor de la mayoría de las madres. Desde el inicio del embarazo, las madres aprenden a compartir su cuerpo con el pequeñito ser que crece dentro de ellas y después del nacimiento continúan compartiéndolo para poder alimentarlo. Vínculo así tan profundo no se interrumpe fácilmente ni aún cuando los hijos crecen y se independizan.


No hay ejemplo más poderoso que el cuidado de una madre por su hijo y es justamente ese ejemplo que la biblia usa para revelar el cuidado que Dios tiene por los suyos cuando pregunta: “¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré!”


Diferente del cuidado materno, el cuidado divino es atemporal, por lo tanto, no llega a tornarse una memoria pasada pues es una realidad presente que puede ser disfrutada continuamente. Nosotros podemos ser el blanco del cuidado permanente de Dios. ¡Dejemos que Él nos cuide!


  • ¿Cuál cuidado extrañas más de tu madre?

  • ¿Cuál cuidado necesitas recibir de Dios?


(El cuidado materno de Dios, Isaías 49:15 – Nada nos separa del amor de Dios, Romanos 8:37-39)

the

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio