Anticorrupción


Uno de los nombramientos que he tenido como oficial del Ejército de Salvación fue ser Secretario de Relaciones Públicas. En ese cargo el oficial básicamente tiene que cuidar de los programas de comunicación y captación de fondos de la organización. El objetivo es diseñar las campañas que buscan maximizar la cantidad de contribuyentes y sus donaciones.


Era común que al final del año fiscal aparecieran empresas apresuradas por hacer sus donaciones para deducirlas de los respectivos impuestos. Triste que algunas de ellas estaban dispuestas a hacer donaciones muy generosas con tan solo que el Ejército les emitiese un recibo con el doble del valor a ser donado. Evidentemente que nunca concordamos con esas prácticas, pues la honestidad y transparencia financieras son objetivos innegociables dentro Ejército.


Lamentablemente la ganancia deshonesta es un cáncer que corrompe las personas y organizaciones, y que incluso puede también afectar a los creyentes y a la iglesia. Es importante entender que el verdadero cristiano no puede dejarse contaminar por esa practica pecaminosa y debe siempre estar vigilante contra ese tipo de tentación. Así que transitar en el transporte público sin pagarlo o sobre facturar las obras estatales del gobierno son ventajas indebidas que no se pueden aceptar.


Nada deshonra más a Dios y denigre la reputación de los creyentes y de la iglesia como el comportamiento hipócrita, que por un lado se muestra muy íntegro, pero por el otro se revela muy corrompido. Solo es posible evitar esa conducta doble buscando verdaderamente seguir a Jesús en toda y cualquier circunstancia, filtrando todas las situaciones a luz de la palabra de Dios.


No importa cuan fuerte sean las presiones corruptibles del entorno, la Biblia enseña que podemos ser irreprensibles desde que permitamos que el poder de Dios actúe plenamente en nosotros. Más que honestamente, Dios nos capacita a vivir de manera santa.


  • ¿Cuáles ventajas indebidas te presiona el entorno a tener?

  • ¿Cómo debes actuar frente a la corrupción?


(La conducta ejemplar, 1 Timoteo 3:8-9 – La conducta sin caídas, Judas 1:24-25)


the

#Español

Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...

Sobre mi

Soy oficial del Ejército de Salvación desde 1983 donde por la gracia de Dios he tenido la oportunidad de ocupar varias funciones pastorales, administrativas y de liderazgo en Sudamérica, Europa y África.

Leer más...

Sígueme

Inicio