Eclipse


La semana pasada hubo un eclipse solar en Chile. Sabiendo que este fenómeno sucede cuando la luna pasa entre el sol y la tierra, oscureciendo total o parcialmente la imagen del sol mientras es visto por las personas. Como este tipo de manifestación ocurre en Chile aproximadamente cada 15 años, las personas estaban curiosas y ansiosas por presenciarlo.


Los medios de comunicación anunciaron la llegada del eclipse con el mismo entusiasmo que también recomendaron a los espectadores interesados en ver el sol, que solo podían usar un lente oscuro especial para evitar daños a la visión, pues mirarlo sin ese aparato podría incluso causar ceguera.


¿Si el sol con toda su luminosidad es apenas uno de los muchos astros creados, cómo seria el esplendor del propio Creador del universo? Me vino a la memoria aquella situación cuando Moisés quiso ver la gloria de Dios, pero Dios no lo permitió pues la intensidad de su gloria seria demasiada para él soportar.


Darnos cuenta de la magnitud del esplendor de Dios nos ayuda a entender nuestro propio lugar y propósito en el contexto de la creación. Es importante percibir que somos parte de un todo que tiene vida y significado, y que no somos el resultado de una casualidad. Somos fruto de un detallado plan divino, cuyo Creador tiene todos los detalles bajo su control y autoridad.


Aunque el eclipse del sol ocurra cada cierto tiempo, lo maravilloso es que podemos diariamente disfrutar de su luz y calor que tanto contribuyen para disipar nuestras tinieblas e impedir que nos congelemos. De igual manera podemos ver Dios a través de Jesucristo para tener la claridad y sensibilidad que necesitamos para gozar la vida en total armonía. Si miramos al Creador con la debida reverencia nuestra perspectiva del horizonte será siempre la más perfecta.


  • ¿Cuál es tu propósito como parte de la creación?

  • ¿Cómo el creador influencia tu vida?


La gloria insoportable de Dios, Éxodo 33: 20-23 – La gloria visible de Dios, Juan 12:44-45)


the

#Español